El Universal México
 
 Buscar en: 
 
 
Viven en el país 12.7 millones de indígenas

El principal reto es contrarrestar a las víctimas de pobreza y la violencia: ONU
- A   A   A +

Guillermina Guillén
El Universal
Lunes 11 de julio de 2005

De acuerdo con la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas en el país existen 12.7 millones de integrantes de grupos étnicos.

En tanto, el Consejo Nacional de Población inidicó que existen más de 10 millones de personas con capacidades diferentes; 8.2 millones de adultos mayores; 20 millones de jóvenes cuyas edades están entre los 15 y los 24 años, una cifra idéntica de niños y niñas de seis a 14 años de edad, y se espera el nacimiento de 2 millones de nuevos compatriotas, de los cuales, unos 36 mil morirán antes de cumplir los cinco años de edad.

México está colocado en la onceava posición de las naciones más habitadas con un total de 106 millones 500 mil personas, donde las mujeres son mayoría.

El Conapo estima que este año fallecerán aproximadamente 474 mil mexicanos por distintas causas, en tanto que otros 400 mil abandonarán el territorio nacional para cambiar su residencia a la Unión Americana. De acuerdo con el Centro Hispánico Pew, en EU sostiene la cifra será mayor: 485 mil.



Igualdad, todavía en proceso

El lema elegido por las Naciones Unidas para conmemorar el Día Mundial de la Población, es "la igualdad". Según la ONU, en la actualidad, las principales víctimas de violencia, pobreza, discriminación de servicios y VIH/sida, son las mujeres empobrecidas, las indígenas y las adolescentes menores.

En el caso de México, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Dio a conocer que 48 por ciento de las mujeres que viven en pareja, enfrentan diversos tipos de violencia física, emocional, sicológica y económica; y aunque la violencia está más extendida en las zonas urbanas del país, en el medio rural las formas más extremas de agresión contra el género femenino son el maltrato físico y el abuso sexual.

Por su parte, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) dio a conocer en marzo pasado que nuestro país tiene las tasas más elevadas de infantes pobres respecto a las 24 economías más poderosas del mundo y que están adscritas a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

México, también miembro de la OCDE, registra una tasa de 27.7 por ciento de niños pobres, ligeramente mayor a la de Estados Unidos que le sigue con una tasa de 21.9 por ciento .



Manos desempleadas

La Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Querétaro determinó recientemente impartir clases de inglés y español a indígenas ñha-ñhú, que son uno de los grupos originarios con más gente expulsada a Estados Unidos.

Con esta medida, dice la institución, se permitirá a los ñha-ñhú defenderse en el extranjero y, aunque contar con indígenas trilingües o cuatrilingües pareciera increíble, hoy en día es una realidad y una medida necesaria, sostiene la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, quien aclara sin embargo que eso no debe inducir a la pérdida de las lenguas maternas.

Asimismo, de los 18 millones de pobres extremos, y los 49 millones de pobres moderados, tener indígenas capacitados en lenguas extranjeras ya es parte de la realidad.

México, la novena economía del mundo y el cuarto país con más riqueza natural del planeta, depende económicamente en primer lugar, de la industria petrolera que no tiene los recursos para dar mantenimiento a 20 mil kilómetros de ductos viejos; y su segunda fuente de ingresos son las remesas provenientes de 26.6 millones de mexicanos radicados en EU.

El país cuenta con 64 millones de personas en edad laboral, de las cuales, 12 millones se emplean en el sector informal, no pagan impuestos y contribuyen a pérdidas económicas de 4 mil millones de pesos anuales por evasión fiscal. Aunado a ello, comienza a reproducirse un modelo creciente de comunidades pobladas por ancianos, mujeres y niños que tienden a ser dependientes de los más de 16 mil millones de dólares que sus familiares les envían del extranjero, y no generan productividad en sus regiones.

El número de expulsados que México envía anualmente a Estados Unidos, equivaldría a dejar vacíos los estados de Baja California Sur y Campeche: Son 400 mil trabajadores (de entre 15 y 44 años de edad) que se van a radicar al vecino país del norte, principalmente, para mejorar sus condiciones de vida; y a esa cifra se suman otros 800 mil connacionales que cada año van y regresan, afirma el Consejo Nacional de Población, Conapo.

El Departamento de Seguridad Nacional de la Unión Americana anunció recientemente que México perdió el año pasado, a 63 mil 840 ciudadanos, una vez que éstos decidieron cambiar de nacionalidad y se naturalizaron estadounidenses.

Ese grupo representa 12 por ciento del total de personas que hicieron lo mismo en 2004 y con ello, México se perfiló como el país que más ciudadanos entregaron a la Unión Americana, al superar con mucho a la India (37 mil 772 personas), Filipinas (31 mil 388 personas), Vietnam y China (27 mil 132 personas).

Para el Consejo Nacional de Población, el reto de México está en generar los 910 mil empleos anuales que se necesitan para absorber el crecimiento de la población económicamente activa, mejorar la calidad de los ya existentes y con ello, evitar problemas graves de despoblamiento, pues de mantenerse como hasta ahora, corre el riesgo de perder su mano de obra, quedarse con ancianos, mujeres y niños, y perder, incluso, a la población que le dará los reemplazos poblacionales.



 
El UNIVERSAL | Directorio | Contáctanos | Código de Ética | Avisos Legales | Mapa de sitio
© 2007 Copyright El Universal Online México, S.A. de C.V.
--> 'use strict';