Communiques

April 2000 (Spanish)
( April 17, 2000 )

COMUNICADO


1. La 61ª reunión del Comité para el Desarrollo se celebró en la ciudad de Washington el 17 de abril de 2000, bajo la presidencia del Sr. Tarrin Nimmanahaeminda, Ministro de Hacienda de Tailandia. Las deliberaciones del Comité se llevaron a cabo en un ambiente de creciente debate público acerca de la función aprobada de las instituciones internacionales en una época en que los gobiernos y la gente de todo el mundo encaran las oportunidades y los rápidos cambios que ha traído consigo la globalización. En sus deliberaciones sobre la manera de acrecentar los esfuerzos para reducir la pobreza, intensificar la lucha contra el VIH/SIDA y extender los beneficios del comercio a todos los países, los ministros resaltaron la importancia que atribuyen a preservar y continuar fortaleciendo la familia de instituciones multilaterales como una poderosa fuerza para alcanzar el progreso, la equidad y la estabilidad a nivel mundial.

2. Intensificación de la acción contra el VIH/SIDA. Los ministros subrayaron que la epidemia del VIH/SIDA, que ya ha infectado a unos 50 millones de personas, no sólo constituye un gravísimo problema de salud pública y causa un enorme sufrimiento humano, sino también pone en serio peligro los avances en materia de desarrollo. Los ministros reconocieron que el VIH/SIDA debilita el crecimiento económico, la gestión de gobierno, el capital humano, la productividad de la fuerza de trabajo y el clima para las inversiones, socavando con ello las bases del desarrollo y de la reducción de la pobreza. Los ministros observaron que ahora la epidemia no sólo plantea un grave peligro para el desarrollo en África al sur del Sahara, sino que su amenaza se está extendiendo rápidamente a Asia y el Caribe, y probablemente lo hará a muchos países de Europa oriental y a otras partes del mundo. En vista de la acelerada propagación del VIH, incluso los países que registran tasas de infección reducidas no pueden permitirse postergar el fortalecimiento de los programas para combatir el VIH/SIDA.

3. Ante una situación tan alarmante, el Comité hizo un llamado a intensificar sin demora la acción internacional frente a la crisis mundial del VIH/SIDA. En vista de la urgencia que reviste la prevención y de las enormes necesidades de atención y tratamiento, el Comité insistió en la importancia de contar con asociaciones eficaces a fin de alentar a cada participante del sistema internacional a concentrar su acción en aquellos aspectos en los que tienen una ventaja comparativa. Los ministros exhortaron a los gobiernos, a los organismos internacionales, a la sociedad civil, a los medios de información y al sector privado, incluida la industria farmacéutica, a que desplegaran mayores esfuerzos y aprovecharan la experiencia adquirida en las actividades que ya se están realizando. Pidieron encarecidamente a los países en desarrollo y en transición que intensificaran su compromiso político y económico de combatir el VIH/SIDA, hicieran frente a la epidemia desde una perspectiva multisectorial, elevaran el alcance de los programas al plano nacional --y en algunos casos, regional--, mejoraran los sistemas de atención primaria de la salud necesarios para prestar servicios en forma eficaz y proporcionaran más recursos directamente a las comunidades locales. El Comité alentó a los países industrializados y a las organizaciones internacionales a que incorporaran la problemática del VIH/SIDA en sus programas de desarrollo, y a que destinaran mayores recursos financieros e institucionales, en proporción adecuada a la magnitud de la crisis. Los ministros reconocieron que el apoyo al fortalecimiento de la capacidad reviste especial importancia para hacer frente a este problema de desarrollo que se prolonga ya por largo tiempo.

4. Los ministros acogieron con satisfacción los nuevos esfuerzos desplegados por el Banco Mundial para luchar contra el VIH/SIDA, en particular su activa participación en ONUSIDA, su nueva estrategia contra el VIH/SIDA para África y su labor con la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización (GAVI). Instaron al Banco a que intensificara su labor contra el VIH/SIDA desde una perspectiva mundial, concentrando su acción en las áreas en las que tiene conocimientos especializados, e hicieron un llamado al Banco y al Fondo para que tomaran plenamente en cuenta la problemática del VIH/SIDA en el apoyo que brindan a las estrategias de reducción de la pobreza y a la Iniciativa para los PPME.

5. Comercio, desarrollo y reducción de la pobreza. Los ministros destacaron la importancia crítica del comercio para el desarrollo y la reducción de la pobreza. Señalaron que el crecimiento acelerado y sostenible es una condición necesaria para reducir la pobreza, y que las economías más abiertas tienden a crecer más rápidamente que las economías cerradas; los datos disponibles indican que se podrían obtener considerables beneficios de una mayor liberalización de los sistemas de comercio de los países tanto desarrollados como en desarrollo (incluidas las economías en transición). Los ministros reconocieron que los países desarrollados deben mejorar notablemente el acceso de las exportaciones de los países en desarrollo (por ejemplo, de productos agrícolas y textiles) a los mercados. Es preciso que los países en desarrollo introduzcan, en la secuencia adecuada, reformas orientadas a la apertura que permitan que la expansión del comercio promueva el desarrollo y la reducción de la pobreza. Los ministros observaron que la mayoría de los países más pobres se encuentran rezagados en lo que respecta a su integración en el sistema mundial de comercio. Se requieren más reformas internas e internacionales, inclusive estudiar de manera especial la ampliación del acceso de esos países a los mercados (por ejemplo, otorgando un acceso amplio y previsible, libre de derechos y cuotas). Los ministros también hicieron notar las posibilidades que ofrece la integración regional para ayudar a los países en desarrollo a aumentar su participación en los mercados mundiales. Los ministros respaldaron decididamente el inicio por la OMC, a su debido tiempo, de negociaciones multilaterales para tratar, entre otras materias, las cuestiones que más preocupan a los países en desarrollo.

6. Los ministros insistieron en que los países deberían asegurarse de que sus esfuerzos para ampliar el comercio se incorporaran en un marco integral de desarrollo que incluyera las reformas complementarias necesarias, así como inversiones en instituciones, infraestructura y programas sociales. Los ministros respaldaron el compromiso del Banco Mundial y el FMI de aprovechar sus programas para apoyar estas iniciativas, las que se reflejan en medida creciente en las estrategias de reducción de la pobreza de los países. Los ministros reiteraron su llamado al Banco, al Fondo y a la OMC para que cooperaran con otras partes en la formulación de programas eficaces de fortalecimiento de las capacidades en el ámbito del comercio, inclusive mediante el mejoramiento del Marco integrado para la asistencia técnica relacionada con el comercio de los países menos adelantados. El Comité instó al Banco a que integrara la temática del comercio en sus programas de asistencia a los países mediante el otorgamiento de más apoyo financiero y técnico para mejorar la infraestructura y las instituciones relacionadas con el comercio, incluido el fortalecimiento de la capacidad de los países en materia de políticas y negociaciones comerciales, y mediante la realización de un programa más intenso de investigaciones sobre las barreras comerciales a las exportaciones de los países en desarrollo, los problemas que enfrentan los países en desarrollo para aplicar el Acuerdo de la Ronda Uruguay y los complejos vínculos entre el comercio y la pobreza, entre otros temas.

7. Iniciativa para la reducción de la deuda de los países pobres muy endeudados (PPME). Los ministros tomaron nota de los avances en la aplicación del Marco reforzado de la Iniciativa para los PPME aprobado en la última reunión celebrada por el Comité para el Desarrollo. Hasta ahora cinco países -Bolivia, Mauritania, Mozambique, República Unida de Tanzanía y Uganda- han alcanzado los puntos de decisión conforme a este nuevo marco, con lo que el total del alivio comprometido de la deuda en virtud de la Iniciativa ha llegado a ser de más de US$14.000 millones; asimismo, los Directorios Ejecutivos del Banco y el Fondo podrían considerar este año hasta 15 casos más de países. Los ministros alentaron a los gobiernos de los países elegibles para acogerse a la Iniciativa a colaborar estrechamente con el Banco y el Fondo y otros asociados siguiendo políticas acertadas e introduciendo programas eficaces de reforma, para que el alivio de la deuda de los PPME, y las estrategias conexas de reducción de la pobreza puedan suministrarse y aplicarse lo más rápido posible. El Comité celebró la creación por el Banco y el Fondo de un Comité Conjunto de Ejecución para facilitar la aplicación eficaz del Marco reforzado de la Iniciativa para los PPME y el nuevo enfoque de la estrategia de reducción de la pobreza.

8. Los ministros agradecieron que los órganos de gobierno de la mayoría de las instituciones bilaterales ya hubieran aprobado su participación en el marco reforzado, aunque admitieron que la aplicación eficaz de la Iniciativa dependerá de la disponibilidad oportuna de financiamiento suficiente para cubrir el total de los costos que entraña el suministro del alivio de la deuda. Si bien se alentó a estas instituciones a utilizar sus recursos propios en la mayor medida posible a tal fin, los ministros admitieron que muchas instituciones multilaterales necesitaban con urgencia más apoyo bilateral. Los ministros expresaron su satisfacción por las promesas de los donantes y el compromiso de recursos, incluidos los anunciados a partir de septiembre, e instaron a que esas promesas se convirtieran en compromisos efectivos a la brevedad posible. También reconocieron que aún teniendo en cuenta dichas promesas, la Iniciativa sigue experimentando falta de financiamiento. Se instó a los donantes que aún no lo hubieran hecho a que efectuaran contribuciones generosas al Fondo Fiduciario para los PPME. Los ministros reiteraron la necesidad de que el alivio de la deuda no representara menoscabo alguno del financiamiento en condiciones concesionarias proporcionado por instituciones como la AIF. Los ministros también reiteraron la importancia del principio de que todos los acreedores bilaterales deberían participar plenamente en el suministro del alivio de la deuda conforme al Marco reforzado de la Iniciativa para los PPME, al mismo tiempo que reconocieron la necesidad de ser flexibles en los casos excepcionales.

9. Estrategias de reducción de la pobreza. Los ministros aplaudieron los avances relativos a la aplicación del enfoque de la estrategia de reducción de la pobreza. El Comité había aprobado este enfoque en su última reunión como manera de fortalecer el vínculo entre el alivio de la deuda y la asistencia externa en general, por una parte y, por la otra, la reducción de la pobreza, y de focalizar más en la pobreza todo el financiamiento proporcionado por el Banco y el Fondo en condiciones concesionarias. Los ministros señalaron que muchos gobiernos de los países de ingreso bajo habían comenzado a formular, a través de procesos transparentes y con participación, estrategias nacionales integrales que abordaban las principales cuestiones relativas a la lucha contra la pobreza, como las siguientes: el crecimiento con equidad, el buen gobierno y la corrupción, y el fortalecimiento institucional y de las capacidades. Los ministros expresaron su satisfacción por las medidas adoptadas por los gobiernos para formular y aplicar estrategias provisionales que permitieran el suministro de alivio de la deuda y financiamiento en condiciones concesionarias, mientras los gobiernos preparaban estrategias más integrales de reducción de la pobreza.

10. Los ministros reconocieron que este enfoque entraña nuevas maneras de prestar asistencia a los países de ingreso bajo e instaron al Fondo y al Banco a asignar recursos suficientes en apoyo del proceso de los documentos de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP). Se instó a las instituciones a seguir colaborando con los países miembros y otros asociados en la tarea del desarrollo para formular estrategias cabales de reducción de la pobreza, en forma integrada con las políticas macroeconómicas y fiscales. Estas estrategias deberían incorporar las enseñanzas aprendidas a medida que se avanza en su ejecución, incluida la concentración en un número limitado de metas de desempeño claras, realistas y susceptibles de medición y en aquellas relacionadas con las metas internacionales de desarrollo. Las estrategias de reducción de la pobreza deben tenerse siempre presentes y los ministros hicieron hincapié en que deberían estar plenamente integradas en los ciclos presupuestarios de los países. También resaltaron la importancia de intensificar los esfuerzos, incluidos los de asistencia técnica y financiamiento, para perfeccionar los datos estadísticos y de otra naturaleza, así como las aptitudes analíticas que hacen falta a nivel de los países para que el enfoque sea eficaz. Asimismo, alentaron a los organismos bilaterales y multilaterales a apoyar a los gobiernos en la preparación de sus estrategias. También se alentó a estos organismos a participar en la discusión del diseño de estas estrategias, al objeto de ajustar cada vez más sus programas de asistencia a estas estrategias, a medida que se vayan poniendo en marcha, reforzando de esa manera la coordinación de los donantes y reduciendo la carga excesiva de los gobiernos de los países en desarrollo.

11. Informe del Grupo de estudio mixto Secretaría del Commonwealth/Banco Mundial sobre los pequeños Estados. Los ministros celebraron el informe del Comité para el Desarrollo y su análisis de las características especiales de los pequeños Estados, que por lo general hacen que ellos sean especialmente vulnerables, y al mismo tiempo observaron que todas o algunas de estas características son comunes a varios de los Estados más grandes. Tomaron nota de las conclusiones del informe en cuanto a que la solución de los problemas de desarrollo exigirá la aplicación de políticas nacionales acertadas, unidas a la continuación de la asistencia externa y, en los casos en que sea posible, mejoras en el medio externo. También tomaron nota de la recomendación del informe de que se tomara en cuenta la situación de los pequeños Estados en las políticas y programas de los organismos multilaterales de comercio, finanzas y desarrollo. El Comité apoyó las propuestas del Banco Mundial y el FMI con respecto a sus programas de trabajo futuros acerca de los problemas de los pequeños Estados, según se exponen en el informe, y concordó en que estas medidas podrían constituir un aporte valioso para ayudar a los pequeños Estados a encarar sus problemas de desarrollo.

12. Arquitectura financiera internacional - Función que cabe al Banco Mundial. Los ministros celebraron el aporte constante del Banco Mundial a los esfuerzos mundiales por atenuar el riesgo, y mitigar el impacto, de las crisis financieras en el futuro, y señalaron que las medidas y políticas que reducen la vulnerabilidad a las crisis también respaldan el desarrollo eficaz. El Comité se mostró complacido por la estrecha colaboración que se había desarrollado entre el Banco y el Fondo en lo que se refiere al programa de evaluaciones del sector financiero, los informes acerca del cumplimiento de las normas y los códigos, y la labor relativa a la gestión de la deuda. Los ministros alentaron al Banco a utilizar de manera sistemática estas evaluaciones en el diseño, suministro y movilización de apoyo para el fortalecimiento de las capacidades.

13. Capacidad financiera del BIRF. Los ministros examinaron un informe actualizado del Banco Mundial sobre este tema y confirmaron que las finanzas del Banco Mundial siguen siendo sólidas. Al mismo tiempo, los ministros reconocieron que la capacidad financiera del Banco puede limitar, en algún momento, su capacidad de atender a las solicitudes en el futuro. Los ministros pidieron a la administración y al Directorio Ejecutivo de la institución que mantuvieran en estudio este tema y que siguieran informando periódicamente al respecto al Comité.

14. Próxima reunión. La próxima reunión del Comité está programada para el 25 de septiembre de 2000 en Praga, República Checa.



Click here for :
• Back to Issues Page
• Back to Communiques Page
• Back to WB Transcripts Page