ad

World Report: April 27, 2007 Vol. #12 Iss. #25

This Issue:
Table of Contents
Cover Story
Cover Story - Spanish Version
Mini-Lesson
Comprehension Quiz
Teacher's Guide and Worksheets

Consultorio sobre ruedas

Por Kathryn Satterfield

Para jugar en su equipo de básquetbol, Tommy Shelton, de Carrollton, Texas, necesita mantenerse en buena forma. Tommy, de 10 años, tiene que ir al doctor casi cada mes. Padece diabetes y síndrome de Graves. Ambas enfermedades afectan la manera en la que el cuerpo reacciona bajo estrés y durante el ejercicio. "Si no tomo mi medicina, me pongo muy mal. Mis calificaciones se van para abajo. No me siento bien cuando corro", comentó para TFK.

Para vivir una vida saludable y activa, Tommy necesita una buena atención médica. Todos los niños, incluso aquellos que no padecen enfermedades crónicas, necesitan la atención de profesionales del cuidado de la salud. Para muchas familias, pagar las consultas es una carga muy pesada. Es por eso que varias organizaciones están haciendo todo lo posible para que los niños vayan a sus consultas regulares.

Doctores en las calles

En varias ciudades en los Estados Unidos, los hospitales y otros proveedores de atención médica han convertido camionetas y autobuses en consultorios médicos completamente equipados. Estas unidades móviles llevan a doctores y enfermeras a la gente que más los necesita. Los programas tienen más que sólo ruedas en común. Todos proporcionan atención médica gratuita o a bajo costo a niños que, de otra forma, no podrían consultar al doctor de forma regular.

"Hay muchas (enfermedades) que se pueden prevenir" declara la Dra. Dina Lieser, de Docs for Tots, un grupo que trabaja para mejorar la salud y el bienestar de los niños. "La diferencia entre recibir atención regular preventiva o no puede ser literalmente la diferencia entre la vida o la muerte".

El Fondo para la Salud de los Niños (Children's Health Fund o CHF) apoya una red nacional de 21 programas que llevan servicios médicos a los niños que los necesitan. El CHF trabaja con hospitales o centros de salud para llevar a cabo los programas. Las camionetas médicas del CHF hacen visitas semanales a escuelas, albergues de personas sin hogar y otros lugares de la comunidad.

La Dra. Heidi Sinclair dirige el proyecto del CHF Baton Rouge Children's Health, en Louisiana. Ella atiende a los pacientes en las escuelas durante el otoño y en campamentos durante el verano. "Eso es lo divertido de ser móvil", comenta la Dra. Sinclair. "Uno puede ir a donde está la necesidad".

Servicios de salud para niños desprotegidos

Cerca de 9 millones de niños en los Estados Unidos no tienen seguro de salud. El seguro ayuda a la gente a pagar las consultas al doctor, los medicamentos con receta, el hospital y otros servicios. Algunas personas compran su propio seguro, que puede costar más de $900 al mes. Otras obtienen su cobertura a precios reducidos a través de sus empleadores.

Pero muchos trabajadores estadounidenses no tienen la opción de comprar un seguro de salud con descuento en sus trabajos. Setenta y cinco por ciento de los niños que no tienen seguro son hijos de parejas en las que por lo menos uno de los padres trabaja de tiempo completo, pero no pueden pagar un seguro privado.

Más de uno de cada cinco niños pobres no tiene ningún tipo de seguro. Hay dos programas del gobierno que proporcionan seguro de salud a niños que viven en la pobreza: Medicaid y el Programa Estatal de Seguro de Salud para Niños (State Children's Health Insurance Program o SCHIP).

Medicaid es un seguro para niños cuyos padres ganan poco o ningún dinero. El SCHIP es para familias que ganan un poco más. Tommy Shelton y su familia están contentos de tener el SCHIP. Pero otras personas quedan desprotegidas. No cumplen los requisitos para obtener Medicaid ni el SCHIP, pero tampoco pueden pagar un seguro.

Las camionetas y las clínicas médicas como las que opera el CHF ponen la atención médica al alcance de las familias no aseguradas. Pero de cualquier forma, las unidades móviles deberían ser sólo una solución a corto plazo, según la Dra. Lieser. "Necesitamos tener un sistema de salud más completo", comenta.